cómo me peino

Me han invitado a una boda, tengo el vestido perfecto… y ahora ¿cómo me peino?

Uno de los primeros dilemas que nos surgen cuando nos invitan a una boda es el tema del vestido. Si el enlace es de día o de noche, por la iglesa o por lo civil; si la boda es de tu mejor amiga o se casa tu primo lejano en un pueblo perdido de la mano de Dios (sí, de esa parte de la familia a la que, además, no has visto en tu vida); si es la tercera boda de alguien de tu grupo de amigos de toda la vida en lo que va de año y, por tanto, vas a coincidir de nuevo con todo el mundo (por lo que es totalmente impensable repetir); si, por el contrario, es una boda a la que vas casi por compromiso, no conoces a nadie y es muy poco probable que repitas con algún invitado de la boda anterior (y le cuente a todo el mundo que – ¡horror!- estás repitiendo modelo); si arriesgar con ese vestido tan ideal, favorecedor y asequible de Zara (y encontrarte a tres invitadas con tu mismo look y hacer como que, por supuesto, lo que os hace es mucha gracia) o hacer una inversión en un vestido que te hará destacar casi como la novia (y esto último dependerá, casi con toda seguridad, de lo que te hayas respondido a la mayoría de las preguntas anteriores).

Pero, una vez pasado este trance, llega el día en que por fin puedes respirar tranquila porque estás convencida de que tienes el vestido perfecto para la ocasión.

Y ahora qué. Pues lógicamente, al igual que ocurre con el vestido, a cada tipo de boda le va un peinado diferente. Y, además, según el estilo de vestido por el que te hayas decantado, deberás tener en cuenta unas ciertas preferencias a la hora de elegir un peinado que vaya acorde al look escogido.

 

shutterstock_295555664

 

Para que no te pierdas entre las millones de opciones disponibles, te planteamos algunas posibilidades, sencillas y muy actuales, para que deslumbres y triunfes con tu elección.

 

LOOK ROMÁNTICO (BODA DE DÍA)

Las bodas de día no exigen una etiqueta o un protocolo tan rígidos, por lo que este tipo de celebraciones dan más juego a la hora de arriesgar con el peinado. Ahora que está tan de moda el rollo “boho romántico”, completa un vestido sencillo y sin muchas florituras (pero, sobre todo, acorde con la hora del evento, no vayas de princesa a una boda a la 1 del mediodía) con una melena con ondas naturales.

Puedes optar por una melena con ondas bien marcadas, tanto con la raya en medio como a un lado, o darle un toque más especial y delicado enrollando dos mechones hasta la nuca y uniéndolos en ese punto.

Otra opción muy actual es la trenza boho, un peinado cómodo y que está marcando tendencia en bodas y eventos de día, sobre todo en épocas de calor, ya que te permiten llevar el pelo recogido sin tener que optar por un moño demasido arreglado. Como consejo, intenta dejar siempre algunos cabellos despeinados, lo que te aportará un aspecto bastante natural.

Como complementos, juega con todo tipo de tocados, sombreros o coronas de flores que le aporten a tu look un aire diferente y distintivo. Para las joyas, repetimos sentencia: menos es más. Por lo tanto, lo mejor es llevar siempre una buena joya (un anillo de diamantes, un anillo de zafiros, una sortija de diseño exclusivo, una gargantilla de oro, unos pendientes de piedras en los tonos acordes a tu vestido…) que destaque en su justa (y elegante) medida.

shutterstock_302631785shutterstock_313428062

 

LOOK CLÁSICO Y SOFISTICADO (BODA DE NOCHE)

Para las bodas de noche, son muchos los expertos que coinciden en recomendar un recogido, ya que suele aportar un estilo más elegante y “arreglado” a cualquier look (más si, además, has optado por un vestido largo).

Entre las opciones disponibles, tienes un sinfin de propuestas entre las que escoger dependiendo de cómo sea tu vestido (y teniendo en cuenta aspectos como el tejido o estampado, el tipo de escote, si es un vestido midi o largo, si llevas pantalón…).

Algunas ideas: un moño con volumen, un recogido bajo (al que también puedes darle un toque más desenfadado cardando un poco la parte delantera), un moño de estilo retro o una alternativa más moderna y original, como puede ser un moño retorcido (opciones a las que además, en algunos casos, le puedes incorporar unas trenzas para darle un aire más actual).

Con relación a los complementos, no sobrecargues demasiado tu peinado, ya de por sí más elaborado, y opta en todo caso por algún pasador u horquilla de carácter y materiales sencillos. Juega en este caso con las joyas, ya que unos pendientes llamativos o una gargantilla pueden darle a tu look ese aire diferente y sofisticado.

 

shutterstock_273834371shutterstock_152814137shutterstock_153397823shutterstock_153428114

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *